LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN

Cada día se cuenta con mayor información sobre cualquier tema sobre el que uno quiera saber o profundizar un poco más.

El tener mucha información que nos bombardee no significa que estemos correctamente informados o mejor informados.

Para comenzar, hay que saber filtrar y gestionar toda la información que nos llega o que obtenemos. Dándole un valor de importancia y fiabilidad, dependiendo de cual sea la fuente de la que proceda e investigando y, a la vez, contrastar la misma, preocupándonos por buscar también el otro punto de vista. Teniendo todos los lados de una historia podremos centrarnos y marcar nuestro criterio sin que se nos pueda tachar de parciales porque nos ceñiremos a la información veraz.

Por ejemplo hoy en día, el sexo supuestamente a dejado de ser un tema tabú y se tiene mucha más información. Eso no significa que todos los jóvenes sean expertos en estos temas. Muchos jóvenes y no tan jóvenes, desconocen qué métodos anticonceptivos existen y en pleno siglo XXI se siguen produciendo gran número de embarazos no deseados en población adolescente.

El problema fundamental con la información es que las personas se creen que porque exista mucha información y esté disponible, dan por hecho que se sabe todo cuando no es así, a no ser de que os preocupéis por gestionar la información de vuestro interés.

No se puede decir que no tengamos tiempo para informarnos porque sí que hay; es cuestión de que sepamos organizarnos y gestionárnoslo para estar al tanto de lo que nos interesa y le dediquemos un tiempo prudencial. Hoy en día, las personas leen una hora o un par de artículos sobre un tema y ya se consideran expertos sobre el mismo. Debemos ser coherentes con lo que decimos y hacemos. Es más, si yo os pregunto a qué llamáis vosotros experto sobre un  tema, las respuestas serían de lo más diversas y dispersas.

Lo que está claro es que si alguien quiere investigar sobre cualquier materia tiene multitud de medios y foros donde poder acudir para obtener una información veraz que precise para salir de dudas e indagar hasta donde quiera.

La gestión de la información es la clave y la cuestión también está en que los monopolios que se creían que controlaban la misma están cayendo; con el auge de las nuevas redes de información cualquiera puede ser influyente sobre determinado tema, organización, etc. porque puede hacer llegar a los demás datos veraces y valiosos que hasta entonces no lo tenía fácil porque le cerraban las puertas.

¿Qué opináis?

2 Comments

  1. ALVARO CASTILLO
  2. Luis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *