Vamos a empezar a hablar de la web 2.0, ya que es un fenómeno que cada día es más importante en los negocios.  En la entrada de hoy vamos a introducirlo un poco, y en siguientes entradas entraremos más en detalle.

Pero lo primero de todo es saber qué es esto de la web 2.0. Podemos considerar la web 2.0 como las herramientas participativas de internet. Son herramientas en las que los propios usuarios generan contenido, como redes sociales (Facebook, Tuenti, MySpace, Twitter, Xing, LinkedIn…), blogs (como éste mismo), foros o páginas dónde compartir contenido (Youtube o flickr). Este tipo de contenido se ha venido desarrollando en los últimos años, y actualmente abunda en Internet. El gran crecimiento de este tipo de contenidos es una excelente oportunidad para que las empresas se puedan comunicar directamente y bidireccionalmente con sus consumidores. Es el auténtico B2C2B (Business to Consumer to Business o Empresa-Consumidor-Empresa).

No obstante, hay que tener las cosas claras y ser consciente de que es una herramienta de comunicación más, que de momento no substituye a las demás (con el tiempo tal vez sí). Por lo tanto, antes de intentar iniciar una campaña de comunicación usando estas herramientas, hay que hacerse las típicas preguntas que hay que cuestionarse antes de decidirse a usar un medio:

  • ¿Llega a mis consumidores? ¿A qué porcentaje?
  • ¿Mostrarán algún interés?
  • ¿Con qué presupuesto cuento?
  • ¿Será rentable?

Importantísimo hacerse esas preguntas y comprobar que la web 2.0 es un medio apropiado. He visto alguna acción 2.0 que se nota claramente que no ha tenido esta planificación y que simplemente se hacía por “estar a la última”.

Unos cuantos malos ejemplos (ficticios, por suerte):

  • Comunicar por Twitter las últimas novedades de protesis dentales. Ni llegaría a los consumidores (el target de las protesis dentales no es un usuario tipo de Internet, precisamente), ni creo que se podría generar contenido suficiente.
  • Una campaña en Facebook para que los consumidores se hagan fan de unos nuevos preservativos retardantes y poderles ofrecer contenido relacionado (nadie admitiría en público que los necesita y no se haría fan, por lo que no tendría seguimiento).
  • Un blog sobre el aceite de una compañía que vende productos a nivel local (no tendría demasiada difusión).

Por lo tanto, para usar este medio, hay que asegurarse de que el target está presente en la web 2.0, que el producto es el adecuado, y que se puede generar contenido interesante.

En siguientes entradas comentaremos que están haciendo las marcas en la actualidad y si lo están haciendo bien o no. Además citaremos algunas de las herramientas más conocidas y veremos sus posibilidades.

Por cierto, ¿conocéis algún otro ejemplo de campañas 2.0 mal orientadas?

10 comentario en “La web 2.0: una introducción

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Hola Daniel,

    Interesante entrada. A mi modo de ver el gran engaño 2.0 es creer que, por ser herramientas sencillas, todo el mundo puede usarlas en su beneficio. Ni todas las herramientas, 2.0, son buenas para todo el mundo ni todas las herramientas son buenas en todo momento.

    Saludos,

  3. Jesús, Juan,

    Tenéis toda la razón del mundo. Las herramientas 2.0 son sólo eso, unas herramientas, y como cualquier tipo de herramienta, hay que saber cuando y donde utilizarlas.

    Sin embargo, da la sensación de que simplemente por utilizarlas vas a tener éxito, y no es así.

    Saludos,

    Daniel

  4. Juan Pedro,

    Muchas gracias por los enlaces. He estado echando un vistazo, y realmente es buen material.

    Veo que te interesa el tema, así que te animo a que nos sigas, que continuaremos tratando el tema más en profundidad.

    Y por supuesto, si ves alguna “pifia” de campaña 2.0 no dudes en comentarla.

    Un saludo,

    Daniel

  5. Al margen de lo malo y en lugar de dar malos ejemplos, he preferido aportar algunas recomendaciones:

    •Un fin o unos objetivos bien definidos (empecemos desde allí).
    •Elegir el posicionamiento y los canales, así como la forma más acertada para seguir el método.
    •Mucho escuchar (con sentido) y hablar con coherencia.
    •Determinar cómo haremos las mediciones para saber si el plan está funcionando.

    De esta forma, el objetivo de la campaña de comunicación nos ayuda a diseñar el plan que luego, se produce y finalmente se lanza; luego lo vamos midiendo. Lo mejor es que podemos escoger si estas fases las hacemos de forma simultánea o una tras otra.

    También conviene recordar:

    – Que las acciones 2.0 se integren en un plan (pues de forma aislada, no tienen sentido).
    – Que hay muchas comunidades y subcomunidades, por lo que hay que sabes cuáles y hasta dónde podemos abarcar.

    Buen post
    Saludos
    SM

  6. Pingback: La web 2.0: Una introducción « ¡Hablemos de Marketing!
  7. Pingback: Web 2.0: Los foros, un lugar de intercambio de los consumidores « ¡Hablemos de Marketing!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies