La creatividad…

“En los momentos de crisis sólo la creatividad es más importante que el conocimiento” Einstein

En un artículo de DH comentaban que:

“la creatividad es la capacidad de crear, de producir cosas nuevas y valiosas, es la capacidad de un cerebro para llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas en una forma original.”

Llevándolo al campo empresarial se podría decir que esta creatividad es la base de toda innovación. Es la capacidad para solucionar, mejorar, abaratar, producir o entregar eficientemente tus productos o servicios.

Entiendo que no se le da la importancia que merece y creo que todos podemos sacar más provecho de nuestra creatividad al incentivarla para que contribuya a resolver problemas y alcanzar objetivos. Quizás el esfuerzo reside en relativizar los errores que ello conlleva pero, volviendo a citar a Einstein, “Una Persona que nunca ha cometido un error, nunca ha intentado hacer algo nuevo”.

Cuentan que en la Edad Media un hombre de grandes dotes fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad el verdadero autor era una persona muy influyente en el reino y por eso desde el primer momento se procuró un chivo expiatorio para encubrir al culpable.

Con caras de enfado mal disimuladas debieron liberar al acusado y jamás volvieron a molestarlo.

El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasa o nula oportunidad de escapar al terrible veredicto, ¡la horca! El Juez, también parte de la trama, cuidó sin embargo de aparentar todo el aspecto de un juicio justo. Por ello dijo al acusado:

– Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor vamos a dejar en manos de él tu destino. Vamos a escribir en dos papeles separados las palabras culpable e inocente. Tú escogerás y será la mano del Dios la que decida tu destino.

El funcionario había preparado dos papeles iguales con la palabra “culpable” y la pobre víctima aún sin conocer los detalles se daba cuenta que el sistema propuesto era corrupto.

No había posibilidad de escapar. El Juez ordenó entonces al hombre a tomar uno de los papeles. Éste respiró profundamente, quedó en silencio por unos instantes con los ojos cerrados y cuando la sala comenzaba a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa tomó uno de los papeles y llevándolo a su boca lo engulló rápidamente.

Sorprendidos e indignados los presentes le reprocharon airadamente:

– ¿Pero qué hizo? ¿Y ahora? ¿Cómo vamos a saber el veredicto?

Él hombre respondió:

– Es muy sencillo. Es cuestión de leer el papel que queda y sabremos lo que decía el que me tragué.

Si entendemos que el éxito reside en centrarse en la solución y no en el problema, concentrarse en lo que hay que hacer más que en lo que ha pasado, entenderemos la importancia de la creatividad a la hora de resolver problemas y dificultades.

Cuento y Video: Francisco AlcaideDirección Habilidosa

3 Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies