Como ya todos sabemos, hoy en día, el paro es la principal preocupación de los españoles y no hace falta ser adivino para saberlo.

Pero hay datos desconcertantes: Según los últimos artículos hay ya un millón de familias en España en la que ninguno de sus miembros percibe ningún ingreso. La siguiente pregunta es de lo más lógica: ¿cómo viven? Si os dais cuenta, nadie sale a quejarse a la calle, ni a reivindicar que se tomen medidas efectivas de creación de empleo. Obviamente, esto solo tiene una explicación: muchas de esas personas no disponen de ingresos oficiales, aunque si de ingresos percibidos a través de la economía sumergida en la que prestan servicios sin contrato y sin estar dados de alta en la seguridad social, percibiendo una cantidad acordada con la persona para la que realizan esa actividad.

Es más, empresas que han despedido a personas de sus plantillas al día siguiente han llegado a un acuerdo con esas personas para que sigan prestando el mismo trabajo sin contrato ni seguridad social.

Está claro que cuando uno necesita ingresos, se aferra a lo que sea, independientemente de los riesgos que conlleve aceptar un trabajo en la economía sumergida: si hay algún accidente no hay cobertura de ningún tipo, por ejemplo. Sin embargo, esto no es positivo porque así se aprovechan de la necesidad de los que necesitan dinero en perjuicio de la adecuada creación de empleo que beneficiaria a todos.

Esto debe controlarse más por parte de nuestras autoridades y castigar a los que incentivan la economía sumergida, aprovechándose de la necesidad.

Para los trabajadores, es un dinero que no declaran y a muchos que aun cobran algún tipo de prestación o subsidio, les interesa para percibir integra esta durante el período que les corresponda y a parte llevarse los ingresos extras que perciben por la actividad no declarada que realizan. Estas personas no se dan cuenta de que esto va en su contra porque no están cotizando en la seguridad social ese tiempo invertido en esa actividad inexistente.

También otras personas que no tienen ingresos viven de las propiedades que tienen ellos y sus familiares, sin necesitar dinero aunque si nuestros políticos les dan algún ingreso, pues bienvenidos sea, independientemente de que los necesiten o no porque muchas de esas propiedades nos las tienen a su nombre.

Por supuesto, con esto no pretendo generalizar. Soy consciente de que hay mucha gente que realmente no percibe ningún ingreso y lo está pasando francamente mal porque quieren trabajar y no lo consiguen a pesar de buscarlo, sin embargo, no todos los que dicen no tener trabajo, dicen la verdad.

Así que nuestro Gobierno y todos los políticos, en vez de discutir entre ellos por regalos que les hacen, deben adoptar medidas que incentiven la creación de empleo y no medidas pasivas en las que se dan subsidios y más ayudas porque mucha gente así no buscará trabajo.

¿Cuántas personas prefieren percibir 420 euros por no hacer nada? Pues aunque parezca increíble unas cuantas. ¿Porque no se invierte todo este dinero en itinerarios formativos adecuados? En la actualidad son muy inferiores a lo que se precisaría y ayudarían a que todos los desempleados estuvieran mejor preparados para cuando salgamos de este bache económico.

7 comentario en “ECONOMÍA SUMERGIDA

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Hola, Juan.

    Probablemente se podría exigir (quién sabe por qué no lo hacen) que las personas que estén cobrando una prestación realicen, y con cierto aprovechamiento, algún curso de formación/reciclaje, y de esta manera, al menos aprovechar este período de (supuesta) inactividad laboral (también es evidente que hay muchos casos en los que las personas trabajan en la economía sumergida).

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

  3. Hola Pablo,

    Gracias por participar.

    Lo que esta claro es que se debería de establecer medidas que ayuden e incentiven que los personas perceptoras de prestaciones por desempleo se incorporen cuanto antes al mercado laboral o al menos mejoren sus condiciones de empleabilidad. Esto no ocurre a dia de hoy en España. Luego que se incentiva la economía sumergida.

    Saludos,

    Juan

  4. Hola Juan,

    Una gran verdad y una gran duda, por mi parte. ¿Cómo es posible que se ofrezca una ayuda sin una contrapartida? Entiendo que esta ayuda debería ser “gratuita” durante el periodo en el que la persona se busca su futuro pero cuando, pasado un tiempo prudencial, no aparece nada lo ideal sería exigir esa formación. Digo yo.

    Saludos y gracias por la reflexión,

  5. Hola Jesús,

    Esa es la pregunta del millón que muchas personas se hacen. Esta muy bien que cuando uno se queda sin trabajo tengas unas prestaciones económicas a las que tiene derecho por el tiempo trabajado anteriormente. Sin embargo, durante el tiempo que la persona cobre debería de justificar de forma objetiva que busca trabajo y que efectúa actividades que le ayudarán a salir de esa situación.

    Esta claro que el tema laboral esta complicado pero al menos que la gente este activa haciendo actividades útiles. Luego la administración encargada debería de controlar bastante más y exigir acciones por parte de los que cobran.

    Saludos,

    Juan

  6. Magnífico artículo, pero debo discrepar en una cosa que creo bastante importante:

    “si hay algún accidente no hay cobertura de ningún tipo, por ejemplo”

    Afortunadamente para el más débil, el trabajador, nuestro Sistema de Seguridad Social en el Art. 125.3 TRLGSS establece que en los supuestos de accidente de trabajo, enfermedades profesionales, desempleo y asistencia sanitaria por enfermedad común, maternidad y accidente no laboral, el trabajador será considerado, aun cuando el empresario hubiese incumplido dicha obligación, en alta de pleno derecho.

    Me parecía importante hacer esta matización.

    Saludos.

  7. Hola Foneticman,

    Me alegro que te guste el post.

    Muy correcta la puntualización a mi frase. Aunque como siempre previamente se debe demostrar que existe una relación contractual y no siempre es fácil hacerlo.

    La economía sumergida no favorece a nadie y se necesita mayor formación en esto. Aunque esta claro que cuando uno necesita vivir se agarra a lo que sea aunque le conlleve riesgos de este tipo.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies