Gestoría si, gestoría no… ventajas o inconvenientes

Gestoría si, gestoría no…

Desde que empecé mi actividad empresarial, primero como autónomo y después como sociedad, siempre he contado con un asesor. Quizás, como todavía soy una pyme, no me he preocupado en profundidad de la labor de un departamento financiero pero, aún así, me da que siempre tendré en cuenta la opinión de Alberto… mi asesor.

Contratando un gestor estoy externalizando una actividad de mi empresa que, a día de hoy, no supone un incremento de beneficios o mejora mi actividad como agencia de publicidad digital. Es decir, que estoy reduciendo costes y mejorando eficiencia, o dicho más cool, estoy haciendo outsourcing para la gestión fiscal, contable y laboral.

Esto, lo de reducir costes y mejorar productividad, es en sí una de las muchas ventajas que me encuentro pero no sólo esa, sino que incluso me sirve de contrapunto para las cábalas que le planteo de mi negocio. Pero eso es otro cantar.

Tengo un amigo que está empezando su actividad como empresa y una de sus primeras dudas es esta, gestoría si o gestoría no y para qué. Yo lo tengo claro, pero por puntualizar, hay varios asuntos que te soluciona una gestoría de empresas y que tú tardarías más, o incluso te volverías “majara”, para hacerlas:‌

  1. Se pelea por ti a la hora de realizar trámites administrativos ante distintos organismos oficiales.
  2. Se encarga de llevar el control de las obligaciones fiscales y tributarias de la empresa.
  3. Te ahorra el perfil de un profesional que tiene que realizar estos trámites.
  4. Ellos se encargan de estar al día en los cambios de la normativa laboral y fiscal.
  5. También llevan la gestión de los balances e inventarios y libros de contabilidad.
  6. Te asesoran sobre los trámites y costes de contratación, despidos, etc.
  7. Te aclaran y resuelven las dudas en materia fiscal, laboral y contable.
  8. Búsqueda de soluciones para conseguir el mayor ahorro de impuestos posible, dentro de la legalidad.
  9. Se preocupan por hacer un seguimiento e informarte sobre el estudio y tramitación de las distintas subvenciones.

Y ahora bien, en el lado opuesto, ¿qué cosas puede que no te gusten de tener una asesoría?.

Bien, esto es muy particular y cada caso es un mundo, pero lo peor que te puede suceder es que te encuentres con una asesoría que no es profesional. Es decir, que no lleve a rajatabla cualquiera de las ventajas anteriores. Conozco casos en los que se cambió de gestor por estos motivos y, en estos casos, siempre hay una duda. ¿Cuál?. La confianza de lo que sucede después… Tu gestor lo sabe todo sobre tu empresa, sobre ti, sobre tus «chanchullos«. No os engañéis, no hablo de estafas ni nada por el estilo, pero si de los ángulos muertos a los que te agarras en determinadas ocasiones para llevar a cabo tu actividad…

En fin, que en este caso lo mejor que puedes hacer es contar con una asesoría que te transmita confianza, que tenga buena reputación y, sobre todo, con los que te entiendas.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies