Organizar el trabajo creativo cuando no estás creativo

Lo más interesante de mi trabajo es la parte creativa. La libertad de poder imaginar, desarrollar y crear una idea, un mensaje, una pieza creativa que genere un retorno siempre me ha entusiasmado. Llevo muchos años jugando con lo mismo, aprendiendo sobre lo mismo, viviendo por lo mismo. Ahora bien, cómo se hace esto en un momento en el que el miedo, la incertidumbre y las malas noticias se convierten en tus compañeros de viaje… y encima, teletrabajando… 

Pues la verdad, no sé cómo lo hará mucha gente, pero lo que yo me he propuesto, desde que ha empezado todo esto, es aprovechar al máximo el tiempo y tratar de ser todo lo productivo posible. ¿Cómo? Vayamos por partes: 

1. Gestión de Proyectos

Trabajar para clientes de distintos sectores, tamaños, facturación, culturas te permite adquirir una visión más holística de por qué las cosas funcionan y por qué no. 

Desde que esta película de terror comenzó nos encontramos con dos versiones de la situación para la parte empresarial. Por un lado estadísticas de ventas que se desploman -hasta casi morir- y por el otro estadísticas de ventas que despegan a una velocidad endiablada. ¿Cómo gestionamos esto desde ONTYCHE?. De un día para otro todo está al revés, todo lo que estabas haciendo no funciona, no se puede continuar, hay que pararlo. Y, a la vez, aquello que no estabas atendiendo, de repente, necesita toda tu atención. Vamos, un «sindios» como se dice por aquí. 

Ante esta situación, contar con un buen gestor de proyectos es la mejor opción para tenerlo todo atado y que no se escape nada. SquidHub es el gestor que nosotros utilizamos. Sencillo, con enlace a las herramientas ofimáticas que utilizamos, con una curva de aprendizaje de minutos, o casi, y que nos permite comunicarnos desde la misma plataforma, para mensajes rápidos, sin tener que levantar la cabeza para ver Whatsapp -con las interrupciones que eso conlleva-. Aunque, como es normal, si la duda/explicación/opinión es compleja entonces se requiere una llamada/video llamada. Para esto solemos utilizar Skype que, para nosotros, responde mejor que Zoom. (Aunque también falla…). 

2. Día a día

En el día a día nuestro gestor de proyectos es el que nos presiona a ejecutar y terminar muchos de nuestros quehaceres. Pero eso sólo es el esqueleto y a mayores tenemos que utilizar numerosas herramientas, casi todas versión web, para llevarlo a cabo. En mi caso utilizo una aplicación que se llama «Toby» y que realiza una tarea realmente productiva para mi. ¿Cuál? pues algo tan sencillo que me permite ahorrar, al menos, una hora por semana. Aglutinar en una pantalla de inicio, ordenados por las tareas que tengo que realizar, los accesos a todas estas aplicaciones. (Mi Toby de Diario tiene aplicaciones como Gmail, SquidHub, Spreadsheets, Google Ads, Data Studio, Analytics entre otras. Y en total más de 40 accesos de herramientas que necesito según distintas tareas.) Se trata de una de esas aplicaciones a las que terminas por adorar ya que son tan simples y útiles que no puedes vivir sin ella, como si fuesen tus vasos personalizados.  

Siempre me ha gustado trabajar con herramientas web ya que te permite trabajar estés donde estés. Esta filosofía hace que, en esta situación, no haya hecho falta que parásemos las máquinas y que tuviésemos que desarrollar configuraciones extrañas, complejas o con una dificultad alta a la hora de implantarlas y así mantener la motivación en el teletrabajo.

3. Clientes

En este caso hay aplicaciones que usábamos antes de manera casual y que han cobrado una vida fuera de lo normal en este momento. Ahora todo el mundo me pide un Zoom cuando antes sólo sabíamos 4 qué era eso. Y, digo literalmente 4… En fin, que eso me gusta, ya os comenté mi filosofía al respecto. La cuestión es que con herramientas de videoconferencia puedes llevar el día a día con cierta soltura -insisto, en nuestro caso como agencia de publicidad y marketing digital, en otros casos entiendo que puede ser muchísimo más complejo-. 

Bueno, como resumen, teletrabajar -para nosotros- es algo relativamente sencillo. Fallan los automatismos, nos falta visión de conjunto -fruto de trabajar, al menos los primeros días, cada uno en su casa-, nos lleva más tiempo ponernos de acuerdo -si comunicas gestualmente hay muchas cosas que en un mensaje escrito se pierden- pero en global creo que esta situación nos hará mejorar como empresa y nos permitirá aprender cómo tenemos que seguir creciendo. Por que, seguro, seguiremos creciendo. 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies