3 mitos que pueden asesinar a un emprendedor

Ser emprendedor tiene un algo de irresponsable y de aventurero que no sabría describir en un par de líneas. A veces el miedo puede resultar tan atractivo que te seduce hasta límites insospechados. Lo cual es de dementes…

Pero mi reflexión no trata sobre eso sino sobre todo lo contrario. Y es que a veces no es el miedo lo irresponsable sino las herramientas que utilizamos para reducirlo. Esas “pajas mentales” que nos creemos para entender que “no hay miedo”. Mitos, historias, parábolas y demás consejeros que nos acompañan: haz un master, haz networking, no te rindas nunca… seguro que os suenan y seguro que podríais dejarme, en los comentarios, muchas más.

¿Debemos creerlas? Yo entiendo que todos tenemos un marco y que este será, o no, adecuado para una determinada foto y para un determinado lugar. Hacer encajar tu marco en cualquier situación es lo lógico, solo tienes ese marco, pero te aseguro que ni es lo más elegante ni es la mejor elección.

Partiendo de esta reflexión te animo a que me ayudes a derrocar los siguientes “mitos” acerca de los emprendedores:

Mito 1: La idea del millón

¿De verdad hace falta una gran idea? Tu crees que todos los empresarios/emprendedores tuvieron grandes ideas, son seres muy afortunados y nacieron con una “flor en el culo”.

Lo siento pero prefiero pensar que tan solo son seres de carne y hueso que encontraron, no sin gran trabajo, alguna solución para que otras personas, como ellos, pudiesen vivir mejor: un medio de transporte, un medio de comunicación, un medio de entretenimiento. Como dice Francisco Alcaide lo importante no es tener buenas ideas sino convertirlas en rentables.

Si de verdad quieres encontrar tu idea del millón empieza por probar lo que piensas y mejóralo hasta que tenga un mercado rentable. Solo eso.

Mito 2: Trabajar como un burro.

Trabajar, trabajar, trabajar… si lo repites verás que al final haces lo que en realidad dice la palabra… trabajar, trabajar, trabajar, trabjar, trajar, trajar, tragar, tragar, tragar… Si, tragar horas como churros delante del pc, papeles, libros, con la misma productividad que un chimpancé con la manicura francesa.

¿Entonces no hay que trabajar? Mentira, hay que hacerlo y mucho pero haciendo el esfuerzo de ser consciente (no dejéis de leer a Yoriento) sobre lo que hay que hacer, en este momento, y por qué. Se trata de tus objetivos no de tus quehaceres. No lo olvides.

Mito 3: Hacerse empresario para ser “rico”.

Me parto. Es uno de los más extendidos y de los que más gracia me hacen. El problema es que cada vez que lo escucho se me escapa una carcajada. Lo mejor que le puede pasar, a esta gente, es que se arruine ya que si es capaz de salir a trompicones habrá conseguido un autoempleo, de por vida, en el que 16 hrs. serán pocas para terminar todo lo que tendrá que hacer. Problema tras problema todo será un rompecabezas. Si quieres ser emprendedor que sea por que entiendes que puedes contribuir a mejorar, o beneficiar, a alguien que no sea a ti mismo. Empieza por contribuir y luego todo llegará.

Foto: Flickr

Son 3 mitos pero como las meigas, haberlos haylos, ¿cuales son los tuyos?

11 Comments

  1. Pingback: uberVU - social comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR