Modo disparo, el arte de la proactividad

Convertirse en empresario conlleva desarrollar ciertas pautas de actuación y comportamiento que marcarán, en gran medida, la consecución de tus objetivos.

Probablemente haya muchos patrones que comentar y probablemente haya algunos más importantes que otros. Sin embargo el modo disparo, la proactividad, es uno de los que tienen mayor peso para conseguir que tu empresa se ponga en marcha y alcance velocidad de crucero.

La proactividad no es un forma de actuar sino una actitud en la que asumes,de forma activa, el control de tu vida. Ello implica tomar la iniciativa para desarrollar acciones creativas, y hasta audaces, para hacer prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias de la vida.

Responsabilizarse de tu vida y destino implica entender que las circunstancias, las condiciones, el ambiente, o lo que sea que conforme tu entorno, no modifica tus objetivos ni tus deseos de triunfar en aquello que te has propuesto.

El modo disparo implica que tu no eres el herido sino el que dispara. Implica cambiar tu foco desde el de la presa al de cazador. Ahora ya no existen miedos ni temores sino garra y trabajo.

Las personas proactivas no se amilanan ante los problemas y anteponen su forma de ver la vida y el mundo ante todo lo que pasa a su alrededor. En lugar de detenerse o asustarse eligen como responder ante los problemas y habitualmente eligen pelear, estudiar, probar, aprender… Curiosamente su foco de atención se centra en lo que ellos sienten y no en lo que sucede en su entorno. Curiosamente son sus valores los que median en ese sentimiento y estos se transforman en esa presa que contiene su manantial de pánico.

Ser proactivo es una forma de enfrentarse a la vida y los problemas, la forma en la que nos relacionamos con compañeros, colegas y familiares, la forma en la que aceptamos las situaciones que nos encontramos.

Para cambiar esa actitud, es necesario trabajar en comportamientos específicos, los cuáles al practicarse repetidamente se convierten en hábitos y esos hábitos en actitudes. Comportamientos como una actitud positiva ante la vida, confiar en las personas, pensar que en la vida nunca dejamos de aprender y toda persona tiene algo que enseñarnos, enfocarse en los objetivos y no en las personas y aceptar que sobre nuestras ideas siempre habrá formas mejores de llevarlas a cabo.

piramide_exitoSi deseas empezar a ser proactivo te recomiendo que te estudies esta pirámide que constituye el camino clásico para llegar a resultados ciertos. La base de todo el entramado se encuentra en los valores y creencias que son producto de nuestras experiencia, salud, creencias, código ético y moral, educación, etc. y que hemos ido atesorando durante la vida. Tanto los unos como las otras influyen en nuestros pensamientos diarios, aquéllos que tenemos para con nuestros seres queridos, los amigos, el trabajo, la sociedad, etc. y condicionan nuestros sentimientos.

Consecuencia de los sentimientos son las expectativas que logran condicionar nuestro rol en la vida. Las primeras son las suposiciones que nos hacemos de lo que esperamos del futuro y que se traducen en unas actitudes en la vida.

Finalmente, el rol asumido provoca ese comportamiento actual que nos lleva o aleja de esos resultados.

Por ello si deseas empezar a ser proactivo empieza a creer que se pude ser y fórjate unos valores para conseguirlo.

3 Comments

  1. Oscar Cumí
  2. Yesmariana

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies