¿Por qué deberías pensar en una auditoría para tu empresa?

La gestión administrativa de la empresa no es un detalle baladí y, descuidar estos aspectos, puede concluir en la pérdida de recursos o una mora en términos de fiscalidad.

Las auditorías se pueden llevar a cabo en dos dimensiones:

  • Las externas, que suelen conducirlas entidades públicas o privadas ajenas a la empresa para la comprobación del cumplimiento de determinados criterios.
  • Las internas, que se realizan dentro de la propia empresa y se enfocan en la revisión de protocolos y procedimientos para localizar posibles mejoras.

Así, las auditorías privadas, también conocidas como auditorías de cuentas, se convierten en una herramienta central para conocer posibles fallos y tomar medidas con el fin de mejorar la competitividad del proyecto empresarial.

Además de analizar el balance de ganancias y pérdidas, las auditorías para empresas llevadas a cabo por profesionales especializados, miden el desempeño de los medios para generar rentabilidad, brindando claridad sobre la situación financiera.

Tipos de auditoría interna para empresas

La empresa puede solicitar el estudio de aquellos aspectos que susciten mayor interés para conocer la situación de determinados procesos internos, un auditor profesional ajustará sus servicios a los requerimientos y olicitará la documentación necesaria.

Así, más allá de estos modelos de auditoría integral para empresas, también pueden configurarse variaciones para evaluar diferentes procesos, departamentos o proyectos dentro de un emprendimiento industrial, comercial o de servicios.

Los tipos de auditoría más reconocidos, en un breve repaso, son:

  • Auditoría contable o financiera: es el tipo de análisis más importante en las auditorías privadas ya que revisa la situación contable y, especialmente, sobre morosidad en el pago de impuestos, siendo un dato que, de presentar un desequilibrio, puede resultar en un cálculo erróneo de las próximas contribuciones.

A su vez, la morosidad fiscal hace que la empresa descalifique para cualquier subvención ofrecida por el estado, así como otros tipos de ayudas, y según la magnitud que alcance la deuda, puede implicar penalizaciones de importancia.

  • Auditoría administrativa: consiste en el análisis de los procesos administrativos, orientado a encontrar desequilibrios entre el presupuesto operativo, el margen de ganancias, los gastos y la reinversión.
  • Auditoría operativa o de gestión: atendiendo a analizar todos los aspectos relacionados a las actividades operativas de la empresa o de un proyecto particular, recopilando información de los procesos y materiales, hasta de los recursos humanos involucrados.
  • Auditoría de cumplimiento de normativa vigente o corporate compliance: generalmente, siendo una auditoría interna, este tipo de análisis se realiza con la intención de poner al día los distintos procesos de la empresa en cuanto a normativas recientemente formuladas, especialmente en torno a lo laboral, tributario y fiscal.

Se realice una auditoría integral o sólo alguno de estos análisis compartimentados, el mayor y principal beneficio de una auditoría empresarial es la transferencia de conocimiento.

El auditor profesional realizará la revisión y análisis de la situación con el fin de entregar un informe detallado de lo que está pasando en la empresa, pero sobre todo, informará cómo se deben llevar estos procesos correctamente y cuáles son las posibles soluciones actuales.

Principales ventajas de una auditoría privada

Una empresa que conoce sus procesos y reconoce sus fallos, es una compañía capaz de definir fortalezas y reconocer las oportunidades para transformarse a sí misma.

El auditor brindará información, simplificando el análisis en un informe, que resultará de gran utilidad tanto interna como externamente:

  • Evitar la morosidad: siendo una de las principales preocupaciones, es también la principal ventaja de la auditoría interna, evitando penalizaciones y la pérdida de oportunidades de subvención estatal.
  • Reorganizar el presupuesto: conociendo cuál es la situación administrativa con detalle, es posible implementar ajustes para darle un uso más rentable al capital en otros proyectos.
  • Ajustar la organización interna: considerando las situaciones que se dan en la empresa en diferentes niveles, es posible introducir mejoras puntuales como cambiar los horarios en algunos departamentos y reubicar puestos de trabajo que resultan improductivos.
  • Mejorar la calidad de las operaciones: con un análisis objetivo que puede ayudar a dar un giro en el enfoque de los retos diarios.
  • Transparencia y credibilidad: con datos concretos y verificables, importantes para consolidar la participación de inversores y aumentar la competitividad en el sector.

Cuándo es importante realizar un auditoría empresarial

Las auditorías privadas no tienen un momento específico, ni tampoco un plazo, aunque se suelen realizar anualmente o por periodos más extensos si se trata de una auditoría integral.

Sin embargo, este tipo de análisis puede resultar un instrumento muy útil y eficaz frente a situaciones específicas como:

  • El cumplimiento de obligaciones, ya sea de contratos con empresas independientes, como ante la regulación vigente, sean obligaciones registrales, contables, legales, fiscales o laborales.
  • La confianza de potenciales socios, clientes o futuros acreedores, ya que la realización de una auditoría demuestra el compromiso con la transparencia.
  • La necesidad de implementar mejoras, pues la auditoría brinda toda la información rápidamente y de manera accesible para que los gestores analicen situaciones de riesgo o expansión del negocio.

Para estar siempre al día en este sentido, la auditoría voluntaria, privada e interna, destaca por sus beneficios para la gestión y la exposición ante potenciales socios o clientes.

La función del auditor, clave en toda auditoría

Sea una agencia o un asesor particular, esta figura debe ser completamente ajena a la empresa, trabajar de manera independiente, y contar con suficiente trayectoria, formación y experiencia.

Una vez identificado el auditor más adecuado, la empresa presentará cuál es el tipo de información que desea conocer de manera objetiva sobre la compañía y brindará acceso a toda la documentación que el profesional solicita para llevarla a cabo.

El auditor entregará un informe de auditoría empresarial que incluirá toda la información solicitada con el nivel de detalle que se le haya solicitado. Puntualmente, algunas empresas solicitan diversos informes separados, algunos serán públicos, otros son instrumentos de gestión operativa que sólo estarán disponibles para directivos.

Para estar siempre al día con las auditorías internas, los profesionales brindan un asesoramiento continuo que facilita la ejecución de informes de auditoría según se requieran, brindando servicios de asesoramiento en virtud de los hallazgos en la investigación.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies